Ánforas de Mar es una empresa completamente innovadora nacida en el Mediterráneo, que abre un nuevo mundo en la alta decoración. Es pionera en productos obtenidos bajo el mar y transporta al cliente un reflejo de las costumbres artesanas más ancestrales, así como un regalo diferente del aventurero que encuentra en los pecios los últimos vestigios de nuestros antepasados.

 

Producimos y comercializamos réplicas de ánforas de la antigüedad (del siglo VII a.C. al siglo I d.C.) de las que se encuentran en los restos de naufragios y que se basan en:

  1.      La investigación realizada en torno a las formas de las ánforas utilizadas en las civilizaciones Ibera, Griega, Romana, Cretense, etc.
  2.      El desarrollo de un proceso de envejecimiento acelerado totalmente natural.
  3.      El impacto positivo sobre el medio ambiente, ya que nuestro proceso es a su vez un recurso regenerador de zooplancton.

Para poder obtener cada pieza es necesario realizar un proceso que dura más de 3 años: Las ánforas han sido los recipientes por excelencia utilizados por todas las culturas que poblaban el Mar Mediterráneo desde hace más de 2.000 años, sirviendo para guardar y transportar vinos, perfumes, frutos, medicinas y venenos entre otras muchas cosas.

1. En Ánforas de Mar se moldea cada ánfora en barro, con los métodos de la alfarería tradicional basándose en las formas y usos que utilizaban los diferentes pueblos del Mediterráneo antiguo.

2. Una vez moldeadas y secadas las piezas, son sometidas a un proceso de electrolisis que erosiona el barro para que el plancton marino no se resbale y anide más fácilmente, creciendo y reproduciéndose sobre ellas, con el objetivo de que se fosilice y forme parte única de éstas para siempre.

3. Posteriormente se realiza su inmersión en el fondo marino, donde se nutren de la vida marina aprovechando la circulación del concentrado de conchas, plancton y moluscos que se genera en el sistema de refrigeración de la Central Térmica de Carboneras. Un sistema de tuberías instalado en el fondo marino permite la recirculación de todo ese concentrado alrededor de las piezas.

4. Durante el tiempo que permanecen sumergidas, un equipo de buceadores profesionales las somete a un circuito natural y las va rotando periódicamente de forma manual a zonas con distintos ecosistemas, para así enriquecerlas de vida; las distintas estaciones del año también varían los ecosistemas de los que se nutre cada pieza: coralina, anélidos poliquetos, ostras, esponjas variadas, etc.

5. Transcurrido el periodo necesario para su envejecimiento, se realiza la extracción individual de cada pieza por buzos especializados, y se procede a la exposición y secado de las piezas al aire libre durante un tiempo determinado, con el fin de que termine de fosilizar la vida marina adherida a la cerámica y ésta se seque.

6. Finalmente las piezas se someten a un control de calidad de cada pieza ya acabada. Al ser cada pieza única, estas llevan una certificación numerada con una placa acreditativa de su origen y un pergamino con la información histórica sobre ese modelo de ánfora.