La Victoria de Samotracia por fin bate sus alas mojadas para volver de nuevo al mundo terrenal

Símbolo de la victoria y el éxito. Los navegantes y  pescadores anhelaban su protección

Ánforas de Mar es una empresa dedicada a reproducir y a cultivar bajo el mar ánforas antiguas y réplicas de escultura clásicas, sobre todo con cierta conexión con el mar. Y como no podía ser menos, posee entre su amplia colección una de las figuras más emblemáticas del arte universal “la Victoria de Samotracia” (datada en el año 190 a. C.) que se encuentra hoy día en el Museo del Louvre de París. Según la mitología la diosa Niké, símbolo de la Victoria en la mitología griega (llamada así originalmente), pasó sus primeros años entre los mortales, pero al conocer los vicios de la humanidad, así como la maldad, decidió regresar al Olimpo.

La dedicación principal que los griegos daban al Santuario de los Cabildos era rendir cultos mistéricos en busca de un sentido para sus vidas. Allí fue donde se halló esta monumental mujer alada (1863), en la isla de Samotracia. Ella era la protectora de cualquier acontecimiento y vicisitudes que estuvieran relacionados con la pesca y los navegantes, un lugar donde se rendía culto a los grandes dioses y se realizaban a su vez sacrificios y ofrendas. Existen varias razones para pensar que esta magistral obra, de autor desconocido todavía, por su ejecución, materiales utilizados y su gran envergadura, fue un regalo digno de un rey o alguna personalidad muy relevante en agradecimiento por salvarles de los peligros durante alguna difícil travesía o por protegerles para salir victoriosos en alguna guerra entre navíos. Símbolo del triunfo durante siglos, su figura presidía enfrentamientos militares, así como competiciones deportivas e incluso en el reverso de las medallas olímpicas aparece su figura portando una corona de laurel como señal de éxito.

La Diosa Niké hoy ha sido la protagonista de su propia batalla triunfal en el mar

Llegó el tan anhelado día para emerger a la Diosa Niké, después de más de tres años bajo el mar, dentro de la dársena donde Ánforas de Mar realiza su proceso de envejecimiento y al igual de impresionante que fue su inmersión ha resultado ser la extracción de la misma. La Victoria de Samotracia, siempre exultante, generando emoción con su sola presencia. Creada para librar de las vicisitudes que surgieran en el mar, hoy ella misma ha librado con éxito su propia historia marina y como no podía ser de otra forma, ha salido victoriosa de ella, como su propio nombre indica. Al elevarse del mar hacia el cielo, con la grúa que la transportaría a su nuevo hogar, hacía honor a lo que se decía de ella, una imperecedera recreación del viento griego en lo que tiene de vasto y de grandioso o la personificación del mismo y con la admirable maestría con la que sugiere el movimiento en sinuoso equilibrio, triunfante.

canal sur

En el siglo II a. C. un almirante ofreció al Santuario donde se halló un exvoto por un triunfo naval, fue la Victoria (Niké) de Samotracia expuesta en la actualidad en el museo del Louvre. Uno de los tesoros artísticos de la humanidad. Incluso reyes de diversos países llegaban a Samotracia para iniciarse en los cultos mistéricos de los grandes dioses, entre ellos se encontraba la Diosa Niké, con poder sobre los mares.

Vemos alejarse a nuestro ángel alado hacia su nuevo destino y sentimos una especie de añoranza después de adoptarla durante más de tres años y seguir su evolución prácticamente todas las semanas, pero por otro lado estamos emocionados porque sus nuevos dueños, que la han seguido con nosotros desde el minuto uno con fotografías, vídeos y hasta con cámaras bajo el mar que emitían en tiempo real, como si se tratara de una gestación y al final van a ver su sueño cumplido.

Ellos se han esforzado al límite de sus posibilidades por recrear con todo lujo de detalles, el entorno más parecido del que procedía y donde se le ofrecía culto, en el Santuario de los Cabildos en la isla de Samotracia, para que  se sienta  lo más cerca de su contexto original. Estará ubicada muy cerca de Antequera (Málaga), al lado prácticamente del Caminito del Rey, exactamente en el Valle de Abdalajís. Colocada estratégicamente con la misma precisión con la que se proyectó esta escultura, para ser admirada por su lado izquierdo. Por el día tendrá toda la luz del sol limpio que atraviesa una cordillera, con sus montañas como telón de fondo, bajando escalonadas hasta un lecho de lastras elevado como una especie de altar, rodeado de ánforas y corales naturales por donde bajará el agua bañando sus pies. No estará cerca del mar, pero sí de una bellísima piscina con vistas a la cordillera de la sierra que lleva su nombre, donde el contraste de sus múltiples picos se mezcla con una anaranjada e impactante puesta de sol. Al anochecer se verá arropada por un manto salpicado por miles de brillantes estrellas y por el candor de las llamas que dibujarán las sombras de las antorchas que sus dueños han preparado para recibirla como se merece ¡como la Diosa que es!

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda

    Formulario de Contacto para Profesionales y Empresas

    Nuestro Departamento de de Atención al Cliente queda a su entera disposición, rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted o su empresa

    Envío y devolución

    En la página del producto deseado, tras pinchar en la pestaña naranja “Añadir al Carrito”, abajo del todo, te aparecerá en letras mayúsculas: “TOTAL DEL CARRITO” y debajo “Envío”. Ahí podrás ver las distintas agencias de transporte que pueden enviarte el producto (Correos, Correos Express, Zeleris, etc.), el tiempo que tardan y los precios de cada una. Puedes elegir la que más te convenga. Si por cualquier motivo no está satisfecho con su pedido, dependiendo de la distancia en km (dentro de la Península, Islas, dentro de Europa u otros países), dispone de un plazo entre 2 a 7 días hábiles a contar desde la fecha de recepción para devolverlo, si es que el producto no se corresponde al pedido realizado por Vd.

    Ánforas únicas

    Nuestras piezas son reproducciones de ánforas antiguas del Mediterráneo hechas a mano por maestros artesanos y sometidas a un proceso de envejecimiento acelerado bajo el mar totalmente natural, ya que las auténticas no se pueden comercializar al estar prohibida su venta.

    Se cultivan dentro de la dársena privada de una Central Térmica durante un periodo de 3-5 años para que la vida marina sobrante de su proceso de refrigeración anide sobre ellas fosilizándose y aportándoles la belleza de la pátina del mar.

    Al estar hechas a mano, las dimensiones de las piezas serán muy aproximadas a las standard, pero no serán exactas, pudiendo variar algunos centímetros.

    Cada pieza lleva sujeta en su asa una placa de acero inoxidable con su origen, dónde se encontró, qué transportaba y a qué civilización pertenece.

    Cuidados

    No se requieren cuidados ni productos especiales para su conservación y limpieza. Se pueden limpiar sólo con agua, pulverizándola y dejando que la pieza se seque por sí sola. Si se desea más brillo aplicarle aceite de girasol con un pincel o pulverizándolo.

    Certificado de autenticidad

    Cada pieza es única e irrepetible y lleva un pergamino que acredita que se ha elaborado en los fondos marinos junto al Parque Natural Cabo de Gata y que su aspecto final dependerá de las condiciones marinas, por lo que el envejecimiento del producto que le servimos no será exactamente igual a la imagen que se muestra en nuestro catálogo, pero sí muy parecida, debido a que son la flora y fauna marinas las que se encargan de su decoración y aspecto final.