CONÓCENOS

Ánforas de Mar goza del reconocimiento en el mundo de la decoración y empresarial avalado por los premios que les han sido otorgados como el Premio Natural de Andalucía al Producto Artesanal, Premio Nacional de la Artesanía y Premio Diputación de Almería a la Idea Local.

Además Ánforas de Mar cuenta con la patente mundial del tratamiento de piezas bajo el mar, por lo que se puede asegurar que además de adquirir piezas de incalculable valor artístico son únicas y exclusivas cada una de ellas.

CREACIÓN

Ánforas de Mar es una empresa familiar creada por los emprendedores Carlos y su mujer Filomena, en el año 2000, en Carboneras (Almería), en la Costa Sureste de España, un pequeño pueblo de unos 8.000 habitantes, de tradición pesquera, a las puertas del Parque Natural Cabo de Gata.

Tiene una costa de 17 km de preciosas playas y calas de arena, entre las que se encuentra la famosa playa de Los Muertos, patrimonio histórico y cultural del Parque, un lugar de ensueño.

LA IDEA

Cuando Carlos era niño veraneaba en Las Negras, donde los submarinistas, sobre todo extranjeros, llegaban a diario en zodiacs cargadas de ánforas antiguas extraídas del fondo marino de la cala más próxima, la Cala de San Pedro, un puerto natural con un nacimiento de agua dulce, protegido de los vientos de levante y de poniente, que antiguamente servía de refugio temporal y abastecimiento de agua para los galeones. 

Allí veía cómo las descargaban e incluso, emocionado, les esperaba para echarles una mano, ¡si le dejaban! Aquí comenzó su afán por ellas.

SU SUEÑO

Enamorado de esos tesoros submarinos, se prometió a sí mismo que de mayor se haría buceador y sacaría su propia ánfora del mar. Años más tarde decidió convertirse en buceador profesional en el Centro de Buceadores de la Armada. El niño que llevaba dentro sufrió una gran decepción al comprobar que la “hazaña” de aquellos buceadores era realmente “expolio marino” y que estos tesoros submarinos eran Patrimonio Histórico de la Humanidad, solidarizándose con la causa. Aún así, el simple hecho de verlas en el mar le emocionaba, así que continuó soñando…

UNA OPORTUNIDAD

Un día, mientras trabajaba en una Central Térmica, divisó en la dársena del puerto una zona de rechazo de vida marina colmada de plancton a la que muchos peces iban a comer… así que pensó en sumergir un ánfora en ella y…¡a ver qué pasaba!. Cuando la sacó, vio pasar ante sus ojos la oportunidad de cumplir su sueño: presentaría un proyecto, absolutamente respetuoso con el medio ambiente, para canalizar todo el rechazo de materia orgánica de la Central Térmica a través de tuberías submarinas, hasta verterlo en las piezas, acelerando su proceso de envejecimiento.

LA SOLUCIÓN

La Central Térmica se refrigera con agua de mar, aspirando 150.000 m³/h cargados de vida marina (como un río de agua). Para refrigerar los condensadores, el agua debe ser filtrada previamente. Carlos observó un problema de diseño, pues el rechazo acumulado de vida marina, se devolvía al mismo lugar desde el que se aspiraba, quedando atrapado y recirculando en bucle, fosilizando los filtros y, por consiguiente, disminuyendo el caudal de aspiración de agua. Conduciendo este rechazo a nuestra dársena, alejándolo 300 m de la aspiración, acabamos con el problema de fosilización de los filtros de aspiración disminuyendo drásticamente su colmatación.

I+D

Tras un largo e intenso trabajo de “ensayo y error”, muchas horas de buceo y largos periodos de espera, finalmente había encontrado la forma de cultivar las ánforas para envejecerlas de forma acelerada. Así que al igual que los famosos perli-cultores de Asia, tomó la decisión de convertirse en un “ánfora-cuicultor”. ¡El único en el mundo en su profesión! Solicitó un permiso de concesión a la Central Térmica para llevar a cabo su “ánfora-acuicultura”, en un área específica dentro de la dársena del puerto, combinándolo con su trabajo en la Central Térmica.

Conoce nuestros PROCESOS y VALORES

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda

    Formulario de Contacto para Profesionales y Empresas

    Nuestro Departamento de de Atención al Cliente queda a su entera disposición, rellene el siguiente formulario y nos pondremos en contacto con usted o su empresa

    Envío y devolución

    En la página del producto deseado, tras pinchar en la pestaña naranja “Añadir al Carrito”, abajo del todo, te aparecerá en letras mayúsculas: “TOTAL DEL CARRITO” y debajo “Envío”. Ahí podrás ver las distintas agencias de transporte que pueden enviarte el producto (Correos, Correos Express, Zeleris, etc.), el tiempo que tardan y los precios de cada una. Puedes elegir la que más te convenga. Si por cualquier motivo no está satisfecho con su pedido, dependiendo de la distancia en km (dentro de la Península, Islas, dentro de Europa u otros países), dispone de un plazo entre 2 a 7 días hábiles a contar desde la fecha de recepción para devolverlo, si es que el producto no se corresponde al pedido realizado por Vd.

    Ánforas únicas

    Nuestras piezas son reproducciones de ánforas antiguas del Mediterráneo hechas a mano por maestros artesanos y sometidas a un proceso de envejecimiento acelerado bajo el mar totalmente natural, ya que las auténticas no se pueden comercializar al estar prohibida su venta.

    Se cultivan dentro de la dársena privada de una Central Térmica durante un periodo de 3-5 años para que la vida marina sobrante de su proceso de refrigeración anide sobre ellas fosilizándose y aportándoles la belleza de la pátina del mar.

    Al estar hechas a mano, las dimensiones de las piezas serán muy aproximadas a las standard, pero no serán exactas, pudiendo variar algunos centímetros.

    Cada pieza lleva sujeta en su asa una placa de acero inoxidable con su origen, dónde se encontró, qué transportaba y a qué civilización pertenece.

    Cuidados

    No se requieren cuidados ni productos especiales para su conservación y limpieza. Se pueden limpiar sólo con agua, pulverizándola y dejando que la pieza se seque por sí sola. Si se desea más brillo aplicarle aceite de girasol con un pincel o pulverizándolo.

    Certificado de autenticidad

    Cada pieza es única e irrepetible y lleva un pergamino que acredita que se ha elaborado en los fondos marinos junto al Parque Natural Cabo de Gata y que su aspecto final dependerá de las condiciones marinas, por lo que el envejecimiento del producto que le servimos no será exactamente igual a la imagen que se muestra en nuestro catálogo, pero sí muy parecida, debido a que son la flora y fauna marinas las que se encargan de su decoración y aspecto final.