¡Suscríbete a nuestra newsletter y consigue el 10% dto en su primera compra con el código que llegará a tu email! Envíos a todo el mundo

Suscribirme

La Diosa Níke protectora en las batallas navales

 

 

De la Isla de Samotracia al Museo del Louvre de París, y de allí a los fondos marinos de Ánforas de Mar. La Victoria de Samotracia en griego Níkes Samothákes mundialmente conocida por ser una de las estatuas más espectaculares y acabadas del periodo Helenístico. Su descubridor Champoiseau la encontró en las ruinas de la isla de Samotracia en un Santuario dedicado a Caberoi (Grandes dioses). Después de hallar junto a la escultura unas plumas y tapices este concluyó que representaba a la Diosa Victoria una imperecedera representación del viento griego por lo vasto y grandioso. Con sus 2,70 metros de altura, hoy día ocupa una sala en el Museo del Louvre en París.

Históricamente la isla tenía fama porque allí se celebraban ritos secretos de iniciación y ceremonias de admisión a unos misterios que el iniciado estaba obligado a guardar en el más absoluto de los silencios. El ritual constaba de dos partes por un lado el ritual para el iniciado y por otro los espectadores, para los que se  se hacían purificaciones, sacrificios e interrogatorios  por medio de un sacerdote siempre de noche y a la luz de las antorchas. Había un área pública en la que se escenificaban obras donde se relacionaba a los dioses con el mar en el recinto donde se hallaba la Victoria durante el festival anual de verano, coincidiendo con los meses de navegación de Abril a Octubre. El Santuario donde se halló se asociaba a la protección de los navegantes y por ende a su abrigo, amparo, auxilio y suerte en las victorias navales y estos agradecidos depositaban ofrendas alguna de ellas tan impresionante como la Diosa Níke. Se cree que este Santuario fue víctima de múltiples terremotos sucedidos en el siglo IV d.C. paralelo al abandono de los templos paganos. El caso es que después de estos acontecimientos muchos bloques se reutilizaron en construcciones Bizantinas y otros fragmentos escultóricos se difuminaron, seguramente fue donde perdería la cabeza y el brazo la Victoria Alada.

 Cabeza de medusa envejecida bajo el mar “la máscara incomprendida”

Medusa era originalmente una hermosa doncella, «la celosa aspiración de muchos pretendientes» y sacerdotisa del templo de Atenea, pero cuando fue violada por el «Señor del Mar», Poseidón, en el mismo templo, la enfurecida diosa transformó el hermoso cabello de la joven en serpientes. En Ánforas de mar nos gustan los retos y nos hemos dispuesto a formar una colección de seres mitológicos y esculturas y bustos de los más emblemáticos de todo el universo y m´as allá, para ofrecerles a nuestros distinguidos clientes piezas donde el mar ha plasmado su arte en una pieza con una historia reveladora detrás.

EN NUESTRO MUSEO PARTICULAR DE ÁNFORAS DE MAR ESTAMOS CREANDO UN VERDADERO SANTUARIO DE ESTATUAS MITOLÓGICAS Y DE LAS ESCULTURAS CLÁSICAS MÁS EMBLEMÁTICAS DE LA HISTORIA ANTIGUA.  NUESTRA QUERIDA Y APRECIADA “DIOSA ALADA” NO ESTÁ SOLA¡

 

LA PRIMERA VICTORIA DE SAMOTRACIA YA TIENE DUEÑOS Y DESPUÉS DE TRES AÑOS BAJO EL MAR EN OCTUBRE LA TRANSPORTAREMOS A SU NUEVO HOGAR EN UNA VILLA DE LUJO EN MÁLAGA

La primera Victoria de Samotracia ya tiene dueño Son una maravillosa pareja que más que clientes ya son unos de nuestros mejores y amigos, Fred y Carol, de la ciudad de Champaña, Francia. En Octubre vienen a por su pieza, tras haber esperado a que envejezca durante 3 años bajo el mar. La colocarán en su casa de Fuengirola (Málaga), en una gran explanada con piscina que rodea la casa.

¡Sigue leyendo curiosidades sobre las ánforas!